miércoles, 1 de diciembre de 2010

El amor es la morfina de la naturaleza

El amor podría ser, al menos según un nuevo estudio que presentó la Universidad de Stanford, un analgésico natural. Al parecer este efecto no radica sólo en que la persona enamorada está distraída pensando en su pareja sino que es algo mucho más químico. Los investigadores notaron que este sentimiento activa los centros cerebrales que están orientados por la dopamina y estos sistemas son los que están relacionados con la relajación. El Dr. Sean Mackey, que fue el que llevó a cabo la investigación, además también comentó que el amor activa sistemas cerebrales relacionados con la recompensa y el deseo y otros que se parecen a una adicción.

Para hacerlo los autores reclutaron a 15 estudiantes de la universidad que estaban en ese momento, según ellos, “completamente enamorados”. De ellos 7 eran hombres y 8 mujeres que todavía estaban en esa fase de su relación en la que todo es gustoso y no encuentran absolutamente ningún error en sus parejas.

En el estudio se les mostraba una fotografía del amado mientras infligían dolor con una sonda termal portátil y, por otra parte, también se les pidió que nombraran deportes que se juegan sin una pelota. Tanto la distracción como el amor (cuando se observaba la foto) redujeron el dolor al mismo nivel. Además cuando se le mostró una captura de alguien atractivo pero de quienes no estaban enamorados el nivel de dolor no se redujo.

Una de las posibles explicaciones que dio el Dr. Mackey fue que el amor involucra sistemas cerebrales muy primitivos que clásicamente tienen que ver con los sistemas de recompensa que motivan nuestros impulsos básicos.


Fuente: Only-apartments

2 comentarios :

Todos los comentarios que contengan enlaces serán eliminados automáticamente.

Related Posts with Thumbnails